< Volver


Compartir

viernes 21, mayo de 2021 - Actualidad

Alimentación Emocional en COVID-19: La Realidad nos Enseña


Cuando estamos preocupados por la pandemia, nos sentimos ansiosos por las finanzas o sentimos los efectos del confinamiento, la comida puede ofrecer un alivio a corto plazo.

La alimentación emocional es cuando consumimos alimentos en respuesta a sentimientos o señales emocionales. Significa que, en lugar de depender de señales físicas de hambre, dejamos que nuestras experiencias emocionales guíen cuándo, qué y cuánto comemos. Con la alimentación emocional, la comida se usa para calmar, calmar, adormecer o reprimir emociones difíciles.

No hay duda de que el COVID-19 y las medidas implementadas por los gobiernos de todo el mundo para manejar la pandemia están provocando una variedad de emociones que van desde el miedo y el pánico hasta el dolor y la pérdida, el aburrimiento y la ansiedad. Estas emociones, junto con pasar días en nuestras casas rodeados de comida y la imposibilidad de salir sin restricciones, pueden, por supuesto, dar lugar a una alimentación emocional, que puede resultar angustiosa e incómoda en sí misma.

De acuerdo a un paper científico publicado en el portal Science Direct; "Dos factores, en particular, parecen jugar un papel principal en la mediación de la relación entre el estrés, la ansiedad, la depresión y la alimentación disfuncional: el estado de peso corporal y la capacidad de los sujetos para percibir e interpretar de manera correcta sus sensaciones emocionales, distinguiéndolas de sus sensaciones físicas".

En momentos de estrés, hay tres posibilidades con respecto a la ingesta de alimentos: puede aumentar, disminuir o permanecer igual. Hay que “escuchar” al cuerpo y estar alerta a sus señales de hambre y saciedad. La saciedad es cuando uno se siente lleno por la comida. Debemos intentar comer alimentos saludables llenos de nutrientes y de beber mucha agua. Tratar de evitar saltarse las comidas es un buen consejo, puesto que tiempos de emergencia sanitaria estamos más propensos a comer emocionalmente y compulsivamente.

Una de las consideraciones más importantes con la alimentación emocional es asegurarse de que no solo tengamos hambre físicamente. Sentirse culpable, avergonzado o enojado con uno mismo puede continuar el ciclo de alimentación emocional; el mejor regalo que podemos darnos es aceptación. No estamos solos en esto, ya que todos vivimos momentos difíciles.


Fuentes :
www.brighamhealthhub.org www.thechelseapsychologyclinic.com www.sciencedirect.com

Más noticias relacionadas

Salud y Wellness

Dossier RedBakery: Factores Nutricionales del Pan

14 jul
2021

Salud y Wellness

Dossier RedBakery: Pan, Alimento Basal

05 jul
2021

Salud y Wellness

ChileHuevos Activó Canal para Especialistas de la Salud y Nutrición

14 jun
2021

Salud y Wellness

Con o Sin Sentido; Evitar Gluten y Lactosa sin Intolerancia

02 jun
2021

Nuestros Partners

Logo Marca Soprole Food Professionals
Logo Marca Gasco
Logo Marca Carozzi Food Service
Logo Marca Camilo Ferrón
Logo Marsol
Logo Marca Molinos Heredia
Logo Marca BancoEstado
Logo Bakels

Logo Bakels
Logo EGC Food Service
Logo Marca Chile Huevos
Logo Marca Mylpan
Logo Alta Fruta


Media Partners



Logo Canal Horeca
Logo Nenobora